Emprende un negocio sabiendo el tipo de sociedad que debes elegir.

¿Por qué un Emprendedor debe darle importancia a la imagen corporativa de su negocio?
septiembre 8, 2015
Claves para atraer y fidelizar clientes
septiembre 22, 2015
Mostrar todos

Emprende un negocio sabiendo el tipo de sociedad que debes elegir.

Emprende un negocio sabiendo el tipo de sociedad que debes elegir.

Un aspecto muy importante y al cual como emprendedor debes dedicarle el tiempo suficiente es al proceso de determinar el mejor tipo de sociedad para tu emprendimiento.
En general, el tipo de sociedad que la mayoría de negocios suele adoptar en España es el de Sociedad Limitada y esto se debe a que es uno de los más sencillos. Sin embargo, hay otros aspectos que van a determinar el tipo de sociedad que más le conviene a un negocio, tales como el capital social, la cantidad de socios, obligaciones fiscales, y el tipo de proyecto a desarrollar.

¿Qué tipo de Sociedad debe elegir un Emprendedor?

A fin de darte un panorama más claro, queremos compartir contigo las ventajas de los principales modelos de sociedad que existen en España, a fin de que esta información te ayude a elegir la sociedad que más te convenga.
a. Sociedad Anónima (S.A.)
Este tipo de sociedad de acuerdo al Directorio Central de Empresas del INE, representaba en el año 2009 en España un 3.26%, por lo que no es tan habitual. Sus principales características son:
– Puede ser constituida por un único socio.
– Requiere un capital mínimo de 60,000 euros.
– La responsabilidad entre los socios es solidaria, y se limita al aporte de capital.
– El tipo de socios puede ser capitalistas y/o trabajadores.
– Las obligaciones fiscales son el IVA y el Impuesto a Sociedades.
– El régimen de seguridad social es el de autónomos para administradores y aquellos socios que tengan el control de la sociedad. El restante entra en régimen general.
– Cuenta con una Junta General de Socios y Administradores y/o Consejo de Administración.
Las principales ventajas de una Sociedad Anónima es que la responsabilidad frente a los acreedores se limita al capital social y a aquellos bienes a nombre de la empresa; así también que puede ser unipersonal; permite la fácil incorporación de un mayor número de socios inversores; y se da una libre transmisión de las acciones.
Los principales inconvenientes que presenta una Sociedad Anónima es que por una parte, el capital social mínimo es mucho más elevado que en otros tipos de sociedades; además que la gestión administrativa de este tipo de sociedad es mucho más compleja.

b. Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.R.L.)

Este tipo de sociedad es la más habitual representando el 34% de las empresas según datos del Directorio Central de Empresas del INE en el año 2009; y es la más recomendada para que los pequeños empresarios puedan operar dentro de un marco jurídico. Sus principales características son:
– Puede ser constituida por un único socio.
– Requiere un capital mínimo de 3,000 euros.
– La responsabilidad entre los socios es solidaria, y se limita al aporte de capital.
– El tipo de socios puede ser capitalistas y/o trabajadores.
– El capital social se divide en participaciones.
– Las obligaciones fiscales son el IVA y el Impuesto a Sociedades.
– El régimen de seguridad social es el de autónomos para administradores y aquellos socios que tengan el control de la sociedad. El restante entra en régimen general.
– Cuenta con una Junta General de Socios y Administradores y/o Consejo de Administración.

Las principales ventajas de una Sociedad de Responsabilidad Limitada es que además de que puede ser unipersonal, la responsabilidad frente a los acreedores se limita al capital social y a aquellos bienes a nombre de la empresa; así también los trámites para su gestión y mantenimiento son mucho más sencillos que en una Sociedad Anónima. Por otro lado, los costos de constitución son asequibles y el capital social mínimo exigido es de 3,006 euros.
Los principales inconvenientes que presenta una Sociedad de Responsabilidad Limitada es que las participaciones no son fácilmente transferibles; ya que la venta de las mismas queda regulada por los estatutos de la sociedad y la Ley, teniendo prioridad los socios restantes. Además, en dado caso se requiera de financiación bancaria, el banco suele pedir garantías personales.

Ya veíamos en la primer parte de este artículo las características de la Sociedad Anónima y de la Sociedad de Responsabilidad Limitada; así que en esta entrega seguiremos hablando de otros tipos de sociedades que existen en España para que puedas elegir la mejor para tu negocio.

c. Sociedades Laborales

Las Sociedades Laborales son una forma especial de la Sociedad Limitada o la Sociedad Anónima en la cual la mayor parte de su capital pertenece a los trabajadores, por lo que este tipo de sociedad suele considerarse de economía social; y es una sociedad que ha ido ganando mayor aceptación en los últimos años. Sus principales características son:
– El número mínimo de socios es de 3 personas y de estos 2 deben ser al menos trabajadores con contrato indefinido.
– El capital mínimo es de 3,000 euros para S.L.L. y de 60,000 para S.A.L.
– La responsabilidad de los socios se limita al aporte de capital.
– El tipo de socios deben ser capitalistas y trabajadores. Los socios capitalistas no pueden tener más del 49% del capital; mientras que los socios trabajadores deben poseer un mínimo del 51% del capital y contar con un contrato indefinido. Además, la máxima participación que puede tener un socio es del 33.3%
– La cantidad de trabajadores asalariados no puede ser más del 25% de los socios.
– La división del capital social se da en forma de participaciones en el caso de S.L.L. y en forma de acciones nominativas o al portador en S.A.L.
– Las obligaciones fiscales son el IVA y el Impuesto a Sociedades.
– En el caso del régimen de seguridad social, el régimen general incluye protección de desempleo y FOGASA, exceptuando los administradores sociales con funciones de dirección y aquellos socios con vínculos familiares en segundo grado que convivan en el mismo domicilio, y tengan más del 50% de la sociedad, quienes deberán cotizar en el régimen de autónomos. Los socios trabajadores de una S.L.L. podrán cotizar en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos o por el Régimen General. En la S.A.L todos deberán hacerlo en el Régimen General.
– Cuenta con una Junta General de Socios y Administradores y/o Consejo de Administración.

Las principales ventajas de este tipo de sociedad es su carácter social, ya que pertenece a los trabajadores. Además, hay ventajas en cuanto a la obtención de ayudas y subvenciones, así como que existe derecho a desempleo si se ha cotizado en el Régimen General de la Seguridad Social.
Los principales inconvenientes que se dan en este tipo de sociedad es que la misma debe estar constituida por un mínimo de 3 socios, y 2 de ellos deben ser trabajadores. Por otro lado, se da una menor agilidad en el proceso de toma de decisiones, en caso de que funcione la figura de una asamblea; y el proceso de constitución es más complejo.
d. Sociedades Profesionales.
Una Sociedad Profesional es una forma especial de una Sociedad Limitada, sólo que debe incluir la expresión “Profesional” o la abreviatura “P” junto a la forma social de que se trate, ya que este tipo de sociedad puede constituirse con arreglo en cualquiera de las diferentes sociedades que existen en España. Por ejemplo: “Sociedad Limitada Profesional” o su abreviatura “S.L.P”.

Sus principales características son:

– Requiere de Titulación Universitaria Oficial e inscripción en el correspondiente Colegio Profesional (Médicos, Arquitectos, Abogados, etc.)
– Los socios profesionales deben poseer al menos tres cuartas partes del capital y de los derechos de votos.
– En el caso de los órganos de administración, los socios profesionales deben ocupar al menos las tres cuartas partes de los mismos. En dado caso exista un único administrador, este deberá ser un socio profesional.
Las principales ventajas de la Sociedad Profesional es que evita el intrusismo profesional de personas que carecen de la formación que se requiere para el desarrollo de las actividades; así como que ofrece una mayor garantía y cobertura económica a los ciudadanos, en cuanto a usuarios de servicios profesionales.

Finalmente otro tipo de sociedades que existen son:

– La Sociedad Cooperativa, que requiere de un mínimo de 3 socios para funcionar y cuyo capital mínimo se establece en sus propios estatutos.
– La Sociedad Limitada Nueva Empresa, que surgió con la idea de agilizar y facilitar la creación de sociedades mercantiles por parte de pequeños emprendedores, aunque no ha tenido mucha aceptación.
– La Sociedad Civil, la cual se rige por el Código Civil y se trata de un contrato entre 2 o más personas que ponen en común bienes, dinero o trabajo con el objetivo de poder repartir ganancias entre todos.
– La Comunidad de Bienes que funciona similar a la Sociedad Civil, con la diferencia de que no posee personalidad jurídica independiente de la de sus socios.
Si este artículo te ha gustado, déjanos un comentario.

Comentarios han sido cerrados